EL ARCHIVO HISTÓRICO, TESORO DE REQUENA. POR VÍCTOR MANUEL GALÁN TENDERO.

                

                Sin los libros carecemos de identidad. La palabra escrita da la medida de nosotros mismos y de lo que a la vida requerimos. Si un libro es una piedra miliaria de la Humanidad, por modesto que pueda parecer, una biblioteca es un camino hacia la cultura y un archivo de documentos una puerta del tiempo de lo que hemos podido ser.

                En Requena disponemos de uno de esos accesos, el Archivo Histórico Municipal, uno de los grandes tesoros de la localidad. Con la ayuda de sus volúmenes se puede reconstruir una parte nada desdeñable de la Historia española desde finales del siglo XV, pues lo que se presupone simplemente local trasciende a lo más general, con sus mandatos regios y su pléyade de problemas que inquietaron a buena parte de Castilla y de España.

                Que un archivo de este valor haya llegado hasta el 2016 ha dependido de circunstancias muy variadas. En los tiempos cervantinos los requenenses se lo tomaron muy en serio.

                El 7 de abril de 1588 se acordó en el ayuntamiento que los papeles de los bienes de propios, de la cámara del pósito, de las sisas y de otros asuntos fueran tomados por el procurador síndico a los escribanos que los tuvieran en su poder. Esta clase de dispersión había provocado serios inconvenientes, pues las pérdidas derivadas obligaban a nuevos autos y remites que cargaban de más gastos a un municipio endeudado.

                Los documentos recuperados se depositarían en el archivo, el auxiliar de la pretendida moralización de la vida local emprendida hacia 1587.

                Sin embargo, el archivo local no brindaba por aquel entonces las mejores garantías de conservación y el 23 de agosto de 1588 se acordó el reparo y adobo de su aposento. El 1 de diciembre de aquel mismo año se dispuso su localización en el espacio de la puerta de la sacristía vieja de Santa María, punto seguro reforzado con tres cerraduras y sus correspondientes tres llaves.

                Muy cerca de allí se emplaza hoy en día el Archivo Histórico Municipal, sin el cual no escasos libros y artículos nunca hubieran visto la luz en este 23 de abril.

                Fuentes.

                ARCHIVO HISTÓRICO MUNICIPAL DE REQUENA. Libro de acuerdos municipales de 1587 a 1593, nº. 2898.