LA REVISTA ARRABAL Y LAS VERBENAS DEL VERANO (1944-1948). POR Mª. CARMEN MARTÍNEZ HERNÁNDEZ.

LA REVISTA "ARRABAL" Y LAS VERBENAS DEL VERANO (1944-1948)[1]

1.     Título y cabecera.

Arrabal es una revista puesta en marcha por la Comisión de la verbena del Arrabal en agosto de 1944. De periodicidad anual se publicaba en el mes de agosto. Salieron cinco números entre 1944 y 1948, contando cada ejemplar con cuatro páginas y de carácter gratuito. Los cuatro primeros números se publicaron en tamaño folio, más bien holandesa, y el número 5 (1948) salió en formato octavo (media cuartilla). Las portada de 1946 y 1947 están impresas a dos tintas,  el título se estampó en rojo.

En la Cabecera del periódico aparece, en los cinco números,  el título ARRABAL, si bien en cada uno de ellos cambian los subtítulos, y en la numeración se añaden coletillas significativas. Unos y otros concuerdan en traducir el incuestionable sentido humorístico del anuario al hacer referencia a hechos  o situaciones que incidieron en la ciudad.

En su primer número, denominado “único”, Arrabal se designa Órgano de Estudio Parque Infantil. El Grupo Artístico Requenense[2] que, venía intentando desarrollar una labor cultural en Requena, se había constituido en 1936. Casi todos sus miembros  formarían parte de la organización “Estudio Parque Infantil” cuyo objetivo era elevar el nivel cultural y artístico de Requena[3].

En su segundo número se subtitula Órgano con muchas teclas y en su periodicidad expresa que “Aparece una vez al año como la escarabajilla”. 1943 y 1944 fueron años en los que la plaga del escarabajo de la patata abrumaba los campos y se consideraba causante a la siembra de la patata alemana[4]. Lo cierto es que esta plaga llegó a España en 1935, procedente de Francia, y la contienda bélica del 36-39 impidió combatirla, por lo que se extendió por todo el territorio nacional[5]

En el subtítulo de Federación atómico-familiar-enciclopédica de espectáculos internacionales y wagons lits, que Arrabal da a la tercera edición de su anuario, o “Tercer año de sufrimiento”, no deja de llamar la atención una palabra –atómica- hasta la fecha poco utilizada. La explosión nuclear de la bomba lanzaba sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki los días 6 y 9 de agosto de 1945 debió dejar una impactante sensación en la gente.

Asociación Revoltosa de Representaciones Artísticas, Burradas y Atrocidades Locales, en 1947 para su cuarto número (Cuatro años de angustia) y el último, en 1948, Órgano de la dirección general  de cuentas atrasadas (Negociado incobrables) Año V Época de Gilda[6].

2.     Las Editoriales… por una Requena mejor.

Las editoriales son, digámoslo así, los escritos más serios de una revista prácticamente humorística y satírica. A través de ellas sus creadores fueron expresando sus objetivos, su situación económica, sus anhelos por una Requena mejor, sus quejas por las críticas recibidas, su firme propósito de permanecer, de seguir trabajando por hacer feliz a la gente en las verbenas y sincero agradecimiento a cuantos les apoyaron.

En su primer editorial, bajo el título “Labor”, comenzaban señalando que la organización “Estudio Parque Infantil” compuesta por miembros del Grupo Artístico Requenense, volvía a poner el jalón de una nueva actividad artística con la programación de amenos  y atractivos programas emitidos a través de los micrófonos y altavoces instalados en la Glorieta. Empresa innovadora que había tropezado en primer lugar con el problema económico, con la indiferencia de algunos pocos y la crítica de una minoría, cuando en realidad lo que necesitaba esa pequeña labor cultural era apoyo y calor incondicional, algo que sí les habían dado desde el primer momento, “algunas de las inteligencias más preclaras” de Requena. Un año después, 1945, en su segunda editorial, Arrabal se centra en señalar que los ingresos  obtenidos fueron destinados a instituciones benéficas y que, en muchos casos, divertir al público supuso quebranto para los bolsillos del grupo. Y no dejan de expresar su dolor por la incomprensión y zancadilleo de algunos, pese a lo cual anuncian que seguirán trabajando en la organización de las verbenas con entusiasmo y decisión[7].

Al tercer año de su edición, la verbena se estaba convirtiendo en algo típicamente tradicional. Para la agrupación Arrabal la verbena significaba algo más que un festival, que una mera noche de risas, música y flores, para ellos era el símbolo de “una promesa inquebrantable de amistad, la unión del entusiasmo y la constancia, la hermandad espiritual de unos hombres de buena voluntad dispuestos a darlo todo sin recibir nunca nada”[8]. En 1947, tras un “año de angustias” como señalan en la cabecera, el Grupo ratificaba su presencia, su continua labor, su constante entusiasmo, “la finalidad espiritual de su trayectoria”. Ciertamente que en esa trayectoria surgieron escollos, que mucha gente del pueblo ignoraba el alcance del esfuerzo realizado, pero no importaba porque ellos sabían lo que querían y a donde se dirigían, y esa seguridad en ellos mismos le generaba una voluntad inquebrantable que le alentaba día a día a seguir la marcha emprendida, sin temor a las dificultades[9].

En el quinto y último año del periódico, 1948, desde la editorial “Arrabal en Feria”, el grupo Arrabal expresaba su ofrecimiento para poner su nota de color y proporcionar alegría y sano esparcimiento. Aquel año la labor del grupo se había visto reducida en materia de espectáculos, motivada por razones internas. No obstante allí estaban de nuevo, porque en la ocasión que se les brindaba de la feria no podían estar ausentes, sino unidos a la Comisión de Fiestas, la Unión Deportiva y otras agrupaciones locales al objeto de que la feria de Requena fuese auténtica[10].

A través de estas editoriales se ponen de manifiesto algunos puntos que también van a ser muy reiterados, posteriormente, en El Trullo. Como la firme voluntad de elevar a Requena al nivel cultural y artístico que merece por su categoría y el compromiso moral de todo requenense a dar el “mayor brillo y esplendor a nuestra tierra”[11].  La actuación del Grupo, pese a su extraordinario interés por la promoción de Requena, suscitó críticas de las que encontramos eco tanto en la revista Arrabal como en El Trullo. No obstante, Pese a las incomprensiones y reiterados obstáculos, ellos seguirían trabajando en las veladas, no por la alabanza o el aplauso, sino “porque tenemos el convencimiento de que con nuestra modesta labor contribuimos a que el nombre de Requena, fuera de la comarca, va ganando poco a poco, un escalón más en su nivel cultural y artístico”[12]. Cuando en 1948, el día de Arrabal se integra en los festejos veraniegos de la Feria y Fiestas, el Grupo expresa su deseo de poner su esfuerzo “para que la feria marque el primer jalón de la auténtica feria que a Requena, por su importancia comarcal le corresponde”[13]. Aquel mismo año, ante las críticas suscitadas por un grupo, con motivo de un homenaje a la Banda de Música en 1948, el Grupo Arrabal expresa que “está siempre dispuesto a colaborar, y colabora en todo lo que represente para nuestro pueblo superación musical, artística o deportiva”[14].

El Grupo puso los “Puntos sobre las íes…” en su primer ejemplar, haciéndose eco de las críticas que recibían y de las habladurías en las tertulias de los cafés, dado que era más fácil hablar mal del pueblo sobre la mesa del café, que hacer algo bueno por Requena. Todos aquellos que no hacían más que criticar, sin hacer nunca nada, no dejaban de ser unos incapaces. El esfuerzo por desacreditar a Requena si era algo malo[15]. Y a quienes “no hacen nada y solo entorpecen las buenas relaciones de los demás” les indican que vayan a escuela[16].  Ante la crítica de unos pocos, tanto en estas verbenas como después en la Fiesta de la Vendimia, ellos expresan la necesidad de apoyo y calor incondicional, tal como se expresan en su primera editorial. Calor vital que alentaría una nueva convivencia en la que se gestaría la Fiesta de la Vendimia[17].

Si bien les dolían las críticas y la incomprensión, no dejaron de expresar su agradecimiento a cuanto les apoyaron. En el primer número, la Comisión de la verbena del Arrabal reconoce sinceramente a la primera autoridad, el Alcalde y Jefe Local del Movimiento, todas las facilidades concedidas[18]. Agradecieron públicamente, desde las columnas de la revista, a cuantos simpatizantes y amigos prestaron su desinteresada colaboración económica, dado que la fiesta no hubiera sido posible sin ellos[19]. Muy agradecido quedaba el Grupo Arrabal ante las innumerables muestras de simpatía que venía recibiendo desde que comenzaron los festejos del 24 de agosto de 1947 por parte de Autoridades, comercio, particulares y público en general[20].

 

3.     El grupo ARRABAL visto por sí mismo.

El sentido de humor del grupo se despliega ampliamente  en la revista y, especialmente, a la hora de describirse ellos mismos, pues para indicar quienes componían  la Comisión de la verbena del Arrabal no tuvieron empacho alguno en autodenominarse, ya en el primer número de la revista, “Gente de cuidado”, dado que la formaban los “siete niños de Écija y tres agregados”. Pascual Ortiz, el Rullo; A. Molina, el de la Imprenta; Paco Sánchez, el Churrero, presidente de la Comisión[21]; Antonio Villanueva, el Retratista, genio y arte de pintor; Manuel García Gómez, Chanfolín IV, uno de los primeros fundadores del Grupo Arrabal y entusiasta luchador de su causa, trabajaba en la Caja de Ahorros[22]; Pablo Cano hijo, Tintín, que hacía de apuntador en las funciones de teatro; B. Carrascosa, el Enjalbegáor; Alfonso Gil, el Colchonero, uno de los más entusiastas y dinámicos elementos de Arrabal, contaba en su haber con grandes servicios por Arrabal y tenía gran afición a la música[23]  ; Nicolás García, Chanfolín III; Ramón Lozano, el Lucero[24]. El grupo va a ir describiéndose a lo largo de sus páginas llenas de humor.  Los siete eran los componentes del grupo Arrabal, se consideraban atrevidos, en verdad, y  unos poco los censuraban de incontrolados[25]. El nombre Arrabal aparecería en la verbena de la Glorieta, celebrada el 19 de agosto de 1944, como “símbolo y principio de prometedoras esperanzas artísticas”[26], en aquella primera noche, “sobre el marco brillante y florido del Parque, se fundió el corazón y el sentir de unos cuantos quijotes, allí se quedó grabada la promesa solemne de los que en cada fiesta, en su II Gran Fiesta, remozan pasadas alegrías”[27].

El periódico se imprimió en Molina-Artes Gráficas, cuyo director Antonio  Molina recibiría público agradecimiento del Grupo en su “bien probado amor a Requena, deducido especialmente de sus desvelos por nuestro querido Grupo”[28].

 

4.     La “Fiesta del Verano” y  las verbenas.

La verbena  de Arrabal se anunció que sería la más sonada celebrada en Requena, con música, artistas, orquesta, baile, alegría, colores y risa por surtidores[29]. En las noches de verbena se anuncia  que habría instalados en la Glorieta puestos de buñuelos, o de churros[30],  se predice la entusiasta participación de la Banda Municipal, presencia de personajes de la zarzuela, orquestinas, serpentina, confeti, banderitas, adornos, alegría, colores, baile permanente, equipo de altavoces, regalos, disparo de carcasas de palmeras, puestos de helados, espectáculos musicales[31]. Palabras todas ellas que hacen referencia a un universo de alegría y diversión. Tal como se expresan, el propio Grupo quería que los “distintos espectáculos fuesen para el público motivo de distracción y esparcimiento”[32]. Todos los desvelos de Arrabal fueron siempre tener contentos a sus paisanos, procurando hacerles pasar horas agradables con sus veladas y verbenas[33]. En su tercera edición la verbena de Arrabal se había ampliado a todo un día de fiesta en el que desde la mañana a la noche hubo “despertá, toros, desfiles, las simpáticas manolas, y para los infantiles, cucañas y cacerolas” y mucho más. Todo era algo a admirar, aunque, posiblemente, ya lo advierten ellos en un satírico poema, desde la peculiar idiosincrasia de nuestra gente no se entendiera[34].

Pero no todos vieron bien aquella explosión de alegría y color en la Fiesta de Verano organizada por Arrabal. En su editorial de 1946 el Grupo hace constar que pese a las grandes dificultades que cada año se levantaban a su paso[35] , seguiría trabajando sencillamente por divertir a la gente y que quedase contenta. El Grupo no dudaría en inventar mil locuras, pese a que algunos ciudadanos “de especial filosofía” les mostrasen su antipatía[36].

Distracción y esparcimiento orientados, además, a todo tipo de público. El abanico social al que se dirige la verbena de Arrabal es amplio, abarca todas las edades –niños y viejos-, géneros –señora y caballero- y estado civil –matrimonios y solteras-, y también invitando a forasteros. Una clara muestra de ello nos la ofrecen los regalos ofertados para la verbena de 1947. Los niños, hay premio para el niño y la niña que lleven mejor disfraz. Los de más edad, un premio para la mujer de más edad que asista a la verbena y otro para el hombre de más edad. Los matrimonios también son incluidos con un premio al matrimonio que mejor bailase. Los caballeros, con un premio para el más calvo y otro para el que lleve el cabello más largo y despeinado. Y, cómo no, las chicas. Eran premiadas las chicas más bonitas de cada uno de los tres barrios y, como un nítido ejemplo de atraer gente de fuera, se da un premio a la chica forastera más bonita. Hay otros cuatro premios que también iban destinados a mujeres, al menos dos para la rubia más bonita, para la morena más bonita, porque los otro dos eran para el vestido blanco más bonito y otro para el mejor peinado con flores[37].

La repercusión en la población debió ser considerable, el Grupo no solo les muestras su público agradecimiento, sino que en su tercera edición, en agosto de 1946, el Grupo tenía que tener la suficiente confianza en el éxito de sus verbenas porque pide,  en un publicitado ruego a sus paisanos, que adornen los balcones con colchas y colgaduras el día en que se celebraba el III año de su fundación[38].

5. Estructura y evolución de la fiesta y la verbena.

La verbena  de Arrabal evolucionó  a lo largo de los cinco años desde una sencilla fiesta que tenía lugar a media noche, y se celebraba en agosto, a un mes de distancia de las tradicionales Feria y Fiestas, a otra que se iniciaba a las 6 de la mañana y durante toda la jornada había actividades.  En 1944 se denominó Gran verbena del Arrabal y en 1945 Gran Fiesta del Verano organizada por Arrabal, desde 1946 al conjunto de actividades se denominó “Día de Arrabal”. A partir de 1946 se numeraron las verbenas, aquel año fue la III Gran verbena. La última, la “Brutal y descuajaringante V Verbena de Arrabal”[39] se integra en el programa de Feria y Fiestas de 1948.

La verbena de 1944 se inició a las 23 horas, como era tradicional en las verbenas de la Feria; la de 1945 se adelanta a las 21 h con un pasacalle. Más temprano se inician las de 1946, y la de 1947 incorpora la “Despertá”, algo realmente ruidoso, que era tradicional en las fiestas anuales, con revuelo de campanas, carcasas y diana, a las 7 de la mañana, que en 1948 se iniciará a las 6 de la madrugada.

El pasacalle de música y muñecos grotescos, desfilando por las calles de la ciudad a las 21 horas en de 1945, se amplió en 1946 a todo un pasacalles filarmónico con comparsas, que recorría la Villa, las Peñas y el Arrabal, como invitación a la verbena. Es la primera vez que se incluyen los tres barrios. En 1947 y 1948 no sólo se había anticipado este movido desfile a media mañana, sino que en él participaban los personajes que actuarían en la Becerrada, más la Banda de Música, gigantes y cabezudos, carruajes y todas las atracciones que participarían en el festival vespertino en la Plaza de Toros, actuación que se había incorporado al Día de Arrabal desde 1947.

No podía faltar una  gran traca a mitad del día, y se añadió a las actividades de la jornada en 1946 a las 14, pasando en 1947 a las 12 y volviendo en 1948 a las 14.

La tradicional Feria y Fiestas de Requena de 1939 a 1947 se celebraron, aproximadamente, en la segunda quincena de septiembre[40], y la Fiesta de Verano de Arrabal, iniciada en 1944, se celebraba a mediados de Agosto. En 1948 el Ayuntamiento adelanta la Feria y Fiestas en Honor de la Virgen de los Dolores y la ubica entre el 26 de agosto al 5 de septiembre, y dentro del programa de festejos de ese año se anuncia el “Día de Arrabal” (27 de Agosto) con cinco citas: a las 6 de la mañana “Gran Despertá”, a las 12 el desfile de Gigantes y Cabezudos con las atracciones del festival de la tarde. A las 17, espectáculo de Variedades Selectas en la Plaza de Toros, y a las 23 horas la apoteósica V verbena del Arrabal[41].

6.     La música.

La música está presente por toda la revista. En el baile de las verbenas con las intervenciones de la Banda y de orquestinas, en las despertás y pasacalles, en los comentarios ocasionales sobre las canciones que más sonaban esos años en Requena.

El Grupo muestra una cordial relación con la Banda de Música y su Director José Sanchís[42], con la que contó desde la primera verbena[43], a la cual amenizó en todas sus ediciones, y colaborando con el Grupo en cuantas actividades organizó, que fueron muchas. Cabe citar la  Jornada musical con pasacalles, misa y concierto del 10 de septiembre de 1944; la grandiosa velada artístico musical en el Cinema Armero, su base de operaciones, titulado espectáculo Arrabal número uno, el 13 de septiembre del mismo año, en el que actúa la Banda y el maestro acompaña al piano a los cantantes. Sanchís  colabora con el Grupo Arrabal en todo cuanto le pide,  así el 24 de noviembre de 1944 se estrena el gran espectáculo cómico musical “De la Villa vengo y a las Peñas voy”, con música del director de la banda y organizado por la misma banda y Arrabal como conmemoración de Santa Cecilia, el éxito total de la representación se repitió. El 24 de agosto de 1947 se estrenaba, con motivo del Día de Arrabal, el pasodoble torero titulado “Arrabal en la Arena”, compuesto por el Director de la Banda de Música D. José Sanchís Bosch[44], calificado como querido amigo. En los mismos términos se expresan en la presentación del Director de la Banda de Música, D. Guzmán Cárcel Pedro, en 1948[45].

La verbena de 1944 se anunciaba que estaría amenizada por la Banda de Música, una orquestina local y otra de San Antonio. La orquestina de Requena estaba compuesta por dos violines, Leopoldo García y Manuel Lechuga, el acordeonista Fabián García y el Jazz-Band Nicolás Guillamón. En 1945 intervendrían Lolita Valladares (Perla del Turia), estilista; Lina Seguer, vocalista; Sastrini, bailarín; Isidro Ruiz de Utiel y Antonio Miguel de Buñol, cantores de tangos y ritmos modernos. El trío mejicano Los Gachupines. Otros.  Y amenizados por la Banda Municipal y la orquestina SAMFAL[46]. En 1947 actuaron en la verbena de Arrabal la orquestina Venus de San Antonio, y las orquestas Florida y Jemfan de Requena[47].

Se hace eco de la música que más suena por el pueblo. En 1948 “La María Amparo”, “Francisco alegre y ¡Olé!”.

En dos ocasiones hicieron referencia a dos buenos amigos del Grupo, Julieta Tarín y el barítono Antonio Navarro, también al prestigioso maestro D. Francisco Andrés Romero[48].

7.     Premios y regalos.

Los premios y regalos suponen la recompensa por hacer las cosas bien,  es uno de los mayores incentivos que se pueden recibir. Con los premios y regalos los organizadores de la verbena demostraban al público de Requena su aprobación y gratitud por el buen  trabajo  que cada uno había hecho para realzar y sobresalir en la verbena.  A su vez, la gente se sentía reconocida y motivada a seguir participando[49].

En 1944 los premios se otorgaban: a) Al más bello mantón de Manila; b) Al mejor peinado; c) A la pareja de casados que mejor baile; d) Al hombre más feo de la verbena; e) Al niño y niña mejor ataviados con trajes típicos, que también aparece en la Feria de 1944[50]. Y los regalos consistieron en un hermoso ramo de flores valencianas. Un bonito estuche de jabón Rebeca. Un frasco de colonia Cocaína, perfumería Parera. Una cesta con comestibles. Dos preciosos juguetes. Los regalos de la verbena se consideraron valorados aproximadamente en unas 2.100 pesetas[51].

En 1945 hay tres tipos de regalos y premios. El de ARRABAL, otorgado al favorecido en el sorteo entre los donantes. La muñeca y lote de comestibles a los agraciados en el sorteo pro-ciegos; regalos a los concurrentes a la fiesta que lograsen reunir las siete letras del ARRABAL. Mientras se celebraba la Fiesta de Verano se repartirían a los asistentes a la verbena unas tarjetas en las que iba impresa una letra. Quienes lograsen reunir las 7 letras del nombre Arrabal serían obsequiados con los siguientes premios: foto Cine, caja de bombones, botellas de sidra, sandía.

En 1946 se anuncian regalos en el baile, premio en el concurso de baile a la mejor pareja, premio al caballero con más barba, premio a los peinados. Pero ya no se especifica en qué consisten los regalos[52]. En 1947 no se hace referencia a los premios y regalos, si bien parece que sí se mantienen ya que en 1948 se anuncian magníficos regalos y premios de baile, peinados, mantón de Manila y vestido más original y bonito. Y se incorporaba la “Fiesta de los cinco duros” que consistía en que la comisión daba cinco duros a un caballero, y la primera señora o señorita que acertase quien era el caballero,  recibía la citada cantidad[53].

8.     Noticias sobre Requena y sobre el mundo.

Las noticias siempre aparecen bajo comentarios jocosos. Así en 1944 se hace referencia a las minas de la guerra del Pacífico[54], y a la necesidad de una Emisora de Radio a la que no se daba el debido curso[55]. En agosto de 1945 tenemos referencia al estallido de la bomba atómica y a un problema local como era el escarabajo de la patata[56], junto a las cartillas de racionamiento[57]. Y en 1948 no deja de hacerse referencia a un serio problema que tenía planteado la Ciudad como fueron los cortes de suministro eléctrico. La verbena de 1948 se anunció a las 11 de la noche, como siempre, pero se añade la coletilla “Si no llueve y con permiso de las compañías eléctricas”[58], comentario satírico de los problemas de suministro eléctrico que venía sufriendo la población. Desde 1947, año en que la compañía Electra del Cabriel fue absorbida por Hidroeléctrica Española, las restricciones eléctricas fueron de tal calibre que el Ayuntamiento tuvo que hacerse eco de las quejas del vecindario[59].

El Campo de Deportes fue inaugurado el 17 de agosto de 1944[60]. La Unión Deportiva Requena publicaba unos números bajo el título de “Amenidades”, en los que informaba sobre las representaciones que se llevarían a cabo[61], que en opinión del Grupo habían supuesto la posibilidad de ver espectáculos de gran sabor artístico, a la vez exhortaban a las empresas locales a aprender de aquellos[62]. Hasta en el campo deportivo el Grupo Arrabal, cuyo amor a Requena reiteraba por activa y por pasiva, muestra su anhelo, felicitó sinceramente a la Unión Deportiva Requena por sus aciertos en los espectáculos de gran sabor artísticos, que habían organizado y esperaban que “el mismo entusiasmo balompédico nos sitúe en uno de los mejores puestos de la provincia”[63].

La Plaza de Toros se había restaurado en 1944 o 1945 y para cubrir los gastos el Ayuntamiento había recurrido al procedimiento del “recibo”, cosa que no fue bien acogida por muchos de los que habían visto bien aquella restauración[64]. El 22 de agosto de 1946 toreaban los diestros Antonio Bienvenida, Cañitas, Angelete y Curro Caro. Y en la novillada del 18 los matadores Paco Ramos y Amadeo Monleón. En 1947 volaba la noticia por toda la comarca de que 10 hombres se habían vuelto locos, dado que habían decidido constituirse en empresa de la Plaza de Toros y contratar para la Feria de 1947 al caballero rejoneador Sr. Duque de Pinohermoso, al maestro Domingo Ortega, al banderillero Morenito de Talavera y al finísimo joven maestro Pepín Martín Vázquez con toros de don Luis Bernaldo de Quirós[65].  El prestigio de la plaza fue en aumento hasta el punto que en la convocatoria de la quinta verbena de Arrabal se subrayó la presencia de los diestros Parrita, Vito y González”[66].

El Teatro Principal, propiedad de los hermanos Lorente,  se inauguraba en el 22 de diciembre de 1946 con la proyección de la película “Alma Rebelde” (Jane Eyre) de Orson Welles. Y el Cinema Armero se restauraba en el verano de 1947. La influencia de la cultura cinematográfica en la época es evidente. El Grupo es consciente, y así lo expresa en una columna, de la creciente popularidad que en pocos meses adquiría cualquier nombre célebre que tuviese como “base el cimiento cinematográfico”[67]. Los nombres de los grupos artísticos, que intervendrían en la verbena de 1947, hacen nítida referencia a la cultura fílmica, especialmente la americana. Los diestros bufos Hermanos Marx, Adolfito Cantinflas, Nicolás el Coyote. La agrupación cómico-musical The American Baby Orchestre y la banda cómica Melodías del Manubrio[68].

Pero al año siguiente, 1948 el impacto de la película “Gilda” fue de tal calibre  que hay constantes referencias del mismo en la revista de aquel año. El Grupo, con su proverbial sentido humorístico, escribe: “hemos podido observar en muchos escaparates letreros como estos: Bombones Gilda. Zapatos Gilda. Medias Gilda. Etc. Etc. El que más ha llamado nuestra atención ha sido uno que hemos visto últimamente en una gran tienda de Ultramarinos: Sardinas ‘Gilda’ Y es que la publicidad, señores, llega hasta el fondo de los mares”[69]. Ellos mismos habían numerado, en la cabecera del periódico, su quinto año como “Época de la Gilda”[70].

No hay muchas referencias sobre la moda hasta 1948 que, con motivo de la falda larga, se sacan un breve comentario satírico sobre las pilas  de telas que  se lanzaban al mercado con motivo de la falda larga[71] y un artículo, ampliamente justificado por la redacción, en el que se expresa una lamentable visión de la mujer y del matrimonio[72] en significativo contraste con la idealizada mujer descrita en los programas de las fiestas o en El Trullo.

9.     El soporte comercial.

La primera colaboración que aparece de los comerciantes con la Comisión, en la organización de la gran verbena del Arrabal,  es mediante el reparto de números en 1944[73]. Un total de 26 comercios distribuyeron los ejemplares de Arrabal.

Antonio Molina

Papelería

Justino Berlanga

Comestibles

Augusto Jordá

Tejido

Lucio Martínez

Tejidos y Ferretería

Casa Maruja

Peluquería de Señoras

Manuel García

Radio Reparación

Cecilio Armero

Café

Nicolás Roda

Peluquería

Felipe Jiménez

Calzados

Pablo Cano

Abonos

Fernando Sáez

Paquetería

Pascual Ortiz

Comestibles

Francisco Masiá

Ultramarinos

Pedro Carrión

Peluquería

Germán Sánchez

Barbería

Rafael Pi

Farmacia y Droguería

Joaquín Zahonero

Alpargatería

Rafael Rodríguez

Barbería

José Roda

Peluquería

Ramón Lozano

Instalaciones Eléctricas

José Cebrián

Paquetería

Ramón Martínez

Comestibles

José Gómez

Comestibles

Valeriana Ruiz

Paquetería

José María López

Droguería

Villanueva

Fotografía

 

Los regalos ofrecidos por diversas casas comerciales no siempre se especifican, pero sí nos ofrece referencia de cuáles eran los comercios que colaboraban con la verbena. Antonio Villanueva, miembro del grupo, obsequiaba con una foto Cine; el Grupo Arrabal con una caja de bombones;  el bar Glorieta agasajaba con dos botellas de sidra, y la frutería y verdulería de La Morquera, donaba un magnifica sandía[74]. En 1947 tenemos a Rafael Pi, Valeriana Ruiz, Paquetería Victoria, Fernando Saez, Perfumería “El Gallo”, Cecilio Armero, Viuda de B. Penadés, Matías Pérez Parra, Augusto Jordá, Viuda de Lucio Martínez, José Cebrián, Victoriano Sáez, Luis Gorbe, Nicolás Navarro y Arturo Soriano[75]. Perfumes, flores, comestibles, fotos de cine... productos que en la Requena de los años cuarenta no estaban al alcance de todo el mundo.

A lo largo de la revista anuario Arrabal vamos viendo elementos comunes a una fiesta: programa, baile, concurso, altavoces, presencia femenina. Algunos se daban ya en la Feria y Fiestas tradicionales, otros se integrarán en la futura Fiesta de la Vendimia. El último número de Arrabal es de agosto de 1948. En septiembre de ese mismo año, el grupo presenta una Fiesta de la Vendimia. El 1 de mayo de 1949  aparece el primer ejemplar de El Trullo, portavoz de la Fiesta de la Vendimia.  En él podemos ver algunos de los elementos que aparecen en la estructura de las verbenas de Arrabal, así como su lenguaje, y alguno de sus rasgos de humor, pero sin el predominio satírico y humorístico de la revista Arrabal.

Bibliografía

Delclós,Tomás. “Escarabajos en la guerra. La guerra civil impidió combatir la entrada de la plaga a España”, El país, 17 septiembre 2015. https://elpais.com/ccaa/2015/09/17/catalunya/1442519729_179870.html (19 noviembre 2017)

García Ballesteros, Marcial. “José Sanchís Bosch (1911-1990)”. Pego en Festes, (Juny-Juliol 2012), pp. 34-49.

Martínez Hernández, Mª Carmen “La Fiesta de la Vendimia en su Historia. Los comienzos 1848-1951”, Crónicas históricas de Requena, http://cronicas-historicas-de-requena.webnode.es, 27.01.2017.

Programa Oficial de Festejos organizado por el Muy Ilustre Ayuntamiento de esta Ciudad durante los días 26 de Agosto al 5 de Septiembre de 1948. Molina Artes Gráficas, 76 p.

 

 



[1] Quiero expresar mi agradecimiento a Marcial García Ballesteros por facilitarme la edición digital de esta revista, así como sus valiosas sugerencias y datos complementarios.

[2] En 1952 se hace referencia al mismo denominándole “el simpático grupo Artístico Arrabal”. “Semana Santa 1952”, Alberca, Boletín Bimensual. Círculo Requenense. Requena Marzo-Abril 1952, p.7.

[3] “Labor”, Arrabal 19 Agosto 1944, p. 1.

[4] En 1943 y 1944 la “Leptinotarsa decemlineata”,  conocida vulgarmente como en el nombre de “escarabajo de la patata”, había invadido los patateros, AMRQ  Ayuntamiento nacional de Requena. Memoria del ejercicio  de  1944.

[5] Delclós, Tomás. “Escarabajos en la guerra. La guerra civil impidió combatir la entrada de la plaga a España”, El país, 17 septiembre 2015. https://elpais.com/ccaa/2015/09/17/catalunya/1442519729_179870.html (19 noviembre 2017)

[6] Gilda, película dirigida por Charles Vidor en 1946, que contó con Rita Hayworth y Glenn Ford como actores principales. Estuvo prohibida en España hasta diciembre de 1947.

[7] “365 días…”, Arrabal, agosto 1945, p. 1.

[8] “Verbena”, Arrabal, agosto 1946, p. 1.

[9] “¡Aquí estamos!”, Arrabal, agosto 1947, p. 1.

[10] “Arrabal en la Feria”, Arrabal, agosto 1948, p. 1

[11] “Labor”, Arrabal, agosto 1944, p. 1

[12] “365 días...”, Arrabal, agosto 1945, p. 1

[13] “Arrabal en la Feria”, Arrabal, agosto 1948, p. 1.

[14] “¡A escuela, a escuela!”, Arrabal, agosto 1948, p. 3.

[15] “Puntos sobre las íes…”, Arrabal, agosto 1944, p. 2.

[16] “¡A escuela, a escuela!”, Arrabal agosto 1948, p. 3.

[17] En 1950 en un artículo de El Trullo, el articulista V.C. describía al grupo que había gestado la Fiesta de la Vendimia envueltos en  un “calor vital que alienta a esta nueva convivencia con las gentes de su mismo pueblo, hasta ahora desconocido, por lo menos para la presente generación”. Mª Carmen Martínez Hernández. “La Fiesta de la Vendimia en su Historia. Los comienzos 1948-1951”, http://cronicas-historicas-de-requena.webnode.es, 27.01.2017.

[18] “Agradecimiento”, Arrabal, agosto 1944, p. 1.

[19] “Reconocidos”, Arrabal,  agosto 1945, p. 4.

[20] “Muy agradecidos”, Arrabal, agosto 1947, p. 1.

[21] “Que realiza actualmente experimentos científicos para adoptar la bomba atómica al escarabajo de la patata”, Arrabal, agosto 1945, p. 1.

[22] Arrabal, agosto 1947, p. 1.

[23] Arrabal, agosto 1947, p. 4.

[24] Arrabal, agosto 1944, p. 2.

[25] “¡Pasen, señores, pasen!” “Atrevidos en verdad, por pocos mal censurados como unos incontrolados, son los pollos de ARRABAL”. Arrabal, agosto 1945, p. 1.

[26] “365 días...”, Arrabal, agosto 1945, p. 1.

[27] “Verbena”, Arrabal, agosto 1946, p. 1.

[28] “Un requenense más”, Arrabal, agosto 1946, p.3.

[29] “¡Pase, señores, pasen!”, Arrabal, agosto 1945, p. 1.

[30] “Un puesto de buñuelos”, Arrabal, agosto 1944, p. 1

[31] “Un puesto de buñuelos”, Arrabal, agosto 1944, p. 1  y “Gran Fiesta de Verano”, Arrabal , agosto 1945, p. 2.

[32] Verbena”, Arrabal, agosto 1946, p. 1.

[33] “Un ruego a nuestros paisanos!”, Arrabal, agosto 1946, p. 3.

[34] “Ponte gafas para ver el día de la verbena, porque no has de comprender lo que sucede en Requena”. Ramón, “Día de Fiesta”, Arrabal, agosto 1947, p. 2.

[35] Verbena”, Arrabal, agosto 1946, p. 1.

[36]“¡Pasen, señores, pasen!”, Arrabal, agosto 1945, p. 1.

[37] “Regalos para la Verbena”, Arrabal, agosto 1947, p. 3.

[38] “Un ruego a nuestros paisanos”, Arrabal, agosto 1946, p. 3.

[39] “Feria y Fiestas 1948”, Arrabal, agosto 1948, p. 3.

[40] 1947: del 18 al 28 de septiembre.

[41] Programa Oficial de Festejos organizado por el Muy Ilustre Ayuntamiento de esta Ciudad durante los días 26 de Agosto al 5 de Septiembre de 1948. Molina Artes Gráficas, pp. 37-38.

[42] La Banda  requenense no se constituyó formalmente como municipal hasta el 14 de junio de 1944, Marcial  García Ballesteros. José Sanchís Bosch … p. 14.

[43] “Toda la Banda Municipal de Requena contratada”, Arrabal 19 Agosto 1944, p. 1.

[44] “Don José Sanchís Bosch, Director de la Banda Municipal de Requena entre 1939 y 1947, quien además de forjar buenos músicos, colaboró con el renacer de la cultura requenense en los duros años de la posguerra, cuando más falta hacía la imaginación y el trabajo creativo” tomó posesión  del cargo el 3 de octubre de 1939.  Actuó como organista en El Carmen, como asesor musical de la Sección Femenina y el Frente de Juventudes y en cuántos acontecimientos culturales necesitaban  música para su desarrollo”. Marcial García Ballesteros, “José Sanchís Bosch (1911-1990)”. Pego en Festes, (Juny-Juliol 2012), p. 34. Para un mayor conocimiento de la actuación de José Sanchís en las actividades de Arrabal véase el interesante trabajo inédito de Marcial  García Ballesteros. José Sanchís Bosch (Xátiva 1911-Valencia 1990). Apuntes biográficos. 2011, 198 pp.

[45] “¡A escuela, a escuela!”, Arrabal, agosto 1948, p. 3.

[46] “Gran Fiesta de Verano”, Arrabal, agosto 1945, p. 3.

[47] “3 Orquestinas en la Glorieta”, Arrabal, agosto 1947, p. 4.

[48] “Noticias”, Arrabal  Agosto de 1947, p. 2.

[50] Programa de Feria y Fiestas en la Ciudad de Requena del 16 al 24 de septiembre de 1944.

[51] “Importe de los regalos de la Verbena del Arrabal”, Arrabal, 19 Agosto 1944, p. 4.

[52] “Sábado 17 de agosto de 1946, Arrabal Agosto 1946, p. 3.

[53] “Feria y Fiestas 1948”, Arrabal, Agosto 1948, p.3.

[54] “No se confirma la llegada de barcos extranjeros” al puente de Jalance. ”,  Arrabal, 17 agosto 1944, p. 4.

[55] “Se PRECISA socio capitalista para montar emisora onda doble corta a base de botes de conserva y latas de sardina. Buen rendimiento. Dirigirse a CHAN-FO. “Anuncios por palabras”,  Arrabal, agosto 1944, p. 4.

[56] “Nuestro entrañable presidente de la Comisión, Paco Sánchez, que realiza actualmente experimentos científicos para adaptar la bomba atómica al escarabajo de la patata”, Arrabal, 18 agosto 1945, p. 1.

[57]  “Vendo baratísimo camaleón precioso. No gasta cartilla de racionamiento”. “Anuncios por palabras”,  Arrabal, agosto 1944, p. 4.

[58] “Feria y Fiestas…”, Arrabal, agosto 1948, p. 3.

[59] AMRQ Ayuntamiento nacional de Requena. Memoria del ejercicio de  1947, p. 7.

[60] Programa de Feria y Fiestas en la Ciudad de Requena del 16 al 24 de septiembre de 1944, p. 5

[61] “Un viaje y una anécdota”, Arrabal, agosto 1948, p. 2.

[62] “Felicitación sincera”, Arrabal, agosto 1948, p. 1.

[63] “Felicitación sincera”, Arrabal, agosto 1948, p. 1.

[64] “En las mesas de los cafés hay señores que en menos que canta un gallo pueden arreglar fácilmente una plaza de toros sin necesidad de recurrir al procedimiento del recibo” “A través de mis cristales sin gafas”, Arrabal, agosto 1945, p. 4.

[65] “¡10 hombres que se han vuelto locos!”, Arrabal, agosto 1947, p.2.

[66]Arrabal”, agosto 1948, p.3.

[67] “Publicidad”, Arrabal, agosto 1948, p. 4.

[68] “Día de Arrabal. Programa de Festejos” Arrabal, agosto 1947, p. 3.

[69] “Publicidad”, Arrabal, agosto 1948, p. 4.

[70]Arrabal”, agosto 1948, p. 1.

[71] “El último herido de la moda”, Arrabal, agosto 1948, p. 2.

[72] Espectator, “Hay que ver… hay que ver…”, Arrabal, agosto 1948, p. 4.

[73] “Relación de señores comerciantes…”, Arrabal, agosto 1944, p. 4.

[74] “Juego de letras”, Arrabal, agosto 1945, p. 3.

[75] “Regalos para la Verbena”, Arrabal, agosto 1947, p. 3.