SONDEOS ARQUEOLÓGICOS EN EL YACIMIENTO ROMANO EL ARDAL (Caudete de las Fuentes, Valencia). ANTECEDENTES HISTÓRICOS. Por José Manuel Martínez García

SONDEOS ARQUEOLÓGICOS EN EL YACIMIENTO ROMANO EL ARDAL

(Caudete de las Fuentes, Valencia)

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Son, hasta la fecha, 86 los yacimientos de época romana localizados en el territorio de la Meseta de Requena-Utiel, que se distribuyen generalmente cercanos a los actuales núcleos de población y a sus áreas de influencia y cuyo denominador común es la cercanía a cursos de agua (vegas de los ríos Madre y Magro), fuentes o barrancos.

Yacimientos con materiales y estructuras de época romana.

El yacimiento romano de El Ardal ocupa una gran extensión de terreno, situándose al sureste del triángulo formado por los núcleos de población de Utiel, Caudete de las Fuentes y aldea de Los Corrales. Los indicios de poblamiento disperso son muy abundantes en ésta zona, pudiendo corresponder el área indicada a un vicus o explotación agrícola y ganadera. En época medieval cristiana, y época moderna existen varias referencias documentales que sitúan aquí una dehesa arbolada, con ardales y carrascas (1).

Gran concentración de yacimientos de época romana en el triángulo formado por las actuales núcleos de población de Utiel-Los Corrales-Caudete de las Fuentes. 22: Los Corrales, 24: Los Carasoles, 25: Los Villares de las Casas, 26: La Hoya, 27: La Tolva, 28: Molino de Algaba II, 29: Fuente de la Alberca, 31: La Noria de Utiel, 32: Los Calicantos, 33: El Soborno, 34: Molino de Enmedio I, 35: Molino de Enmedio II, 36: La Solana I, 37: La Solana II, 38: El Ardal, 39: Santa Bárbara, 40: Casa del Vicario, 41: Cabañas, 42: Los Villares de Caudete de las Fuentes, 43: La Noria de Caudete de las Fuentes.

 

Próximo al yacimiento y al norte de él se sitúa el también romano de La Solana, en término de Utiel, donde Pla Ballester excavó parte de una necrópolis en la década de los años 60 del S. XX (2). En su informe, decía lo siguiente:

En el mismo límite de los términos municipales de Caudete de las Fuentes y Utiel, al norte de la carretera de Valencia a Madrid, existe una pequeña colina en la que, en la parte que recae al término de Caudete, se encuentran superficialmente abundantes fragmentos de tegulas, ímbrices, ánforas, “terra sigillata”hispánica tardía y algunos tiestos de impresa, ladrillos romboidales de pavimento, etc…. También se ven aflorar del subsuelo restos de paredes, y en los muros de sostén de los campos pueden verse piedras careadas de construcciones antiguas…En enero de 1960 y en esta misma partida, pero en la parte recayente al término de Utiel, aparecieron al rebajar el terreno para ser plantado de viñas, mediante tractor, unas sepulturas excavadas en el suelo…El hallazgo consistía en tres sepulturas dos de las cuales habian sido ya violadas, habiéndose quitado unas grandes losas rectangulares que las cubrían, y extrayéndose los pocos huesos que contenían así como algunos fragmentos de cerámica y unos cuantos clavos de hierro. Excavada la que quedaba intacta resultó ser una rectangular de 2,60 por 0,85 m, con un reborde rebajado formando como escalón en su parte superior….para encajar las losas que la cubrían. Estaba excavada, como las otras, en la roca natural del suelo, de piedra tosc…Los intersicios entre las losas de cubierta y entre éstas y el borde de la fosa se taparon con fragmentos de tegula e ímbrices romanos.

En el interior de la fosa, con poca tierra…solo quedaba muy incompleto un esqueleto humano en posición decúbito supina y algunos clavos de hierro muy oxidados…También se encontraron algunos pequeños tiestos cerámicos romanos tardíos. Dada la proximidad de estos enterramientos a las zonas en que se da abundantemente cerámica romana, el hallazgo de ésta aquí no nos proporciona aquí dato cronológico seguro, por lo que solamente podemos decir que puede tratarse de unos enterramientos de época romana tardía o posiblemente de época posterior a la romanización…

 

La Solana. Lugar donde Pla Ballester localizó las sepulturas

 

Desde mi punto de vista y dada la proximidad con el anterior ambos lugares, El Ardal y La Solana, podrían corresponder a una misma unidad. Desgraciadamente, la amplia zona que nos ocupa ha sido objeto de roturaciones y desfondes que han destruido un buen número de yacimientos. Así pues, tras estos trabajos agrícolas ha sido frecuente la aparición de cerámicas y materiales de construcción, tal y como afirmaba Pla: fustes de columna, dinteles, tejas, ladrillos, sillares, etc.

 

Terraza superior del Ardal, en 1981, tras un desfonde.

La misma terraza plantada de viña, unos años después.

 

Elemento arquitectónico moldurado de La Solana

 

No sería aventurado afirmar que quizá, la inscripción sepulcral romana que se encontraba incrustada en la pared de una vivienda contigua al oratorio de Santa Bárbara, aldea de San Antonio de Cabañas, Partida de Palomera, proviniese de la zona que nos ocupa, ya que dista de aquella 500 m en dirección oeste. El descubrimiento se produjo hacia1870, por Miguel Pradas vecino de Utiel en un campo de su propiedad, quien la regaló al hacendado Alejandro Iranzo y Barruchi, y colocó en el lugar citado (3). Sin embargo, la primera noticia sobre este hallazgo la proporcionó el presbítero dianense Roque Chabás (4) y posteriormente, el que fuera notario de Utiel por aquellas fechas, José Morró Aguilar (5), quien consultó su transcripción al erudito Fidel Fita por medio de una carta, (6) donde indica lo siguiente:

Fue encontrada hace sobre diez años por el Ilmo. Sor. Don Alejandro Iranzo y Barruchi en un campo de su propiedad, distante poco más de tres kilómetros de esta población (Utiel), y cerca de la casa de Cabañas. La fijó al lado derecho de la puerta de dicha casa, donde todavía se encuentra bastante bien conservada. En el mismo campo que hoy corresponde a D. Roberto Iranzo se han descubierto actualmente, al hacer los hoyos para el plantado de viñas, multitud de sepulturas de diferentes dimensiones…

La carta completa, la reproducimos aquí :

 

 

 

 

 

Con los datos aportados por el citado Fita, Morró Aguilar la publica también en la revista El Archivo (7). Posteriormente la recoge el cronista de Játiva Carlos Sarthou, en el Tomo II de la monumental obra dirigida por Carreras Candi, “Geografía General del Reino de Valencia” junto con la siguiente inscripción que publicamos más adelante, con fotos de J. Chocomeli. (8)

 

Inscripción sepulcral de la aldea de Cabañas

La lectura que da el investigador José Corell (9) es la siguiente:

Grattiae li(bertae)

Maxsumillae

Grattius .

Nigellio . et

Grattius

Maurus . sua inp-

Ensa . f(aciendum) . c(uraverunt) . h(ic) . s(ita) . e(st) . an (norum) L

A Gratia Maximilia, su liberta, Gratio Nigelio y Gratio Mauro hicieron (este monumento). Aquí está sepultada. Tenía 50 años.

Se le atribuye una cronología del siglo II dne. Actualmente se encuentra depositada en el Museo Municipal de Utiel.

La anterior inscripción en el Museo Municipal de Utiel.

Tampoco sería extraño que las sepulturas que viera Pla Ballester en La Solana fuesen las mismas que se citan en el hallazgo de la referida inscripción.

Otra inscripción sepulcral, hoy desaparecida, cuya procedencia se sitúa en El Ardal-La Solana es la que se encontraba empotrada en la fachada de una casa de la calle Real de Utiel, según Ballesteros. Vuelve a aparecer en 1913, pero rota en su parte izquierda, en el nº 25 de la calle Trinidad (10).

Inscripción sepulcral de la C/ Trinidad de Utiel.

También fue recogida por Corell , quien la trascribe de éste modo:

Valeriae M(arci) . fil(iae) . Flavianae

ann(orum) . XXXIII

Hostilia Niciana

Filiae piissimae

P(osuit)

A Valeria Flaviana, hija de Marco, de 33 años, Hostília Niciana ha erigido (este monumento)a su hija afectuosísima.

Su datación, como la anterior, corresponde al siglo II dne.

En mi Tesis de Licenciatura (11) ya mencionaba ambos yacimientos, aportando una serie de materiales arqueológicos cerámicos, en número de 84, tras las correspondientes prospecciones llevadas a cabo a finales de los años 70 del siglo XX, y que paso a resumir:

 

 

En cuanto a sus formas, identificamos las siguientes:

 

De los 84 fragmentos reseñados en el cuadro general, la distribución porcentual es la siguiente: Cerámica ibérica: 3,57 %; T.S. Hispánica: 20,24 %; T.S. Africana A: 21, 43 %; T.S. Africana C: 8,33 %; T.S. Africana D: 16,67 %; Común romana: 17,86 %; Materiales de construcción: 11,90 %. Con respecto a su cronología, abarca un largo periodo, desde la segunda mitad del siglo I dne (T.S. Hispánica) al siglo VI dne (T.S. Africana D).

Posteriores desfondes sacaron al descubierto un sillar con un falo en relieve, y una placa de cinturón de época visigoda. Ambos hallazgos se encuentran depositados en el Museo Municipal de Utiel.

Con respecto al sillar con falo esculpido, existen en la comarca otros ejemplares, dos en Sinarcas y uno en Los Tunos (Requena) (12). Las representaciones fálicas, abundantes en el mundo romano, tienen un doble carácter: profiláctico: para prevenir enfermedades y apotropaico: para evitar peligros y alejar males. No tenían la connotación exclusivamente erótica que actualmente algunos, erróneamente, le atribuyen.

El falo era objeto de veneración, dándosele un culto de tipo mágico-religioso, heredado de Grecia y con antecedentes en la India, Egipto y Asia Menor. Se asocia al poder fecundante de la Naturaleza y se personifica en el dios Fascinus, de entre cuyos atributos destacan el hacer frente al mal de ojo -fascinum-, producir la germinación de las plantas o favorecer el alumbramiento de las hembras estériles. De ahí procede el verbo castellano fascinar (fascinare en latín) y sus derivados, cuyo significado es: hacer mal de ojo, engañar, alucinar o atraer irresistiblemente con la mirada.

El símbolo fálico se representa, entre otras manifestaciones (lucernas, máscaras, bebederos, colgantes, anillos…) esculpido en piedras de sillería, que se colocaban en lugares públicos: muros de viviendas, pavimento de una calle, esquinas, dinteles, edificios termales o murallas, siempre conservando el carácter de protector colectivo de males y peligros potenciales.

En la Península son hallazgos frecuentes y han aparecido en Cástulo (Linares, Jaen), Ampurias, Cáparra (Cáceres) y Clunia (Burgos), entre otros.

 

Falo de Cañada del Pozuelo (Sinarcas)

Falo Pozo Viejo (Sinarcas)

Falo de Los Tunos (Requena)

 

Falo de La Solana-El Ardal

 

Dado su interés, pasamos a describir el siguiente hallazgo:

Se trata de un broche de cinturón de bronce de placa rígida, de 10 cm de longitud por 4 cm de anchura, de tipo liriforme y época hispano visigoda, datable en el siglo VII de nuestra era. El anverso presenta tres partes diferenciadas: el extremo distal, de forma arriñonada, posee un apéndice como remate y se divide en dos campos, al igual que la central, de forma rectangular y de mayores dimensiones; la parte proximal, de menor tamaño y campo rectangular, posee en ambos extremos sendas charnelas para pasar la hebilla, desaparecida en este caso. En el reverso se ubican cuatro apéndices para la sujeción al cinturón de cuero. Se decora con zarcillos y cabezas de rapaces que se distribuyen en los tres campos descritos, limitados y enmarcados por un cordón con incisiones. Se fabricó con la técnica de fundición a la cera perdida, repasada luego con lima y buril.

 

Anverso y reverso de la placa de cinturon de El Ardal-La Solana.

Es el primer hallazgo de estas características y época que se ha realizado en la comarca. Este tipo de objetos de adorno personal suelen formar parte de ajuares en necrópolis visigodas y pudiera corresponder a una de las sepulturas localizadas en la zona que nos ocupa, descubiertas, como indicábamos anteriormente, por Pla Ballester.

La tipología de estas piezas, de origen bizantino, es abundante y amplia su distribución geográfica, sobre todo en la cuenca mediterránea y centroeuropa. En la Península Ibérica se encuentran, en Andalucía, Cataluña y Meseta castellana. El ejemplar que aquí presentamos podría corresponder a talleres del reino visigodo de Toledo, con paralelos en las zonas peninsulares citadas. En la Bética, y según Ripoll (13) correpondería a una variante del tipo A, ya que el extremo proximal no presenta dos rectángulos, sino uno, además de los aspectos decorativos citados.

 

LA INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA DEL AÑO 2002.

En superficie fueron abundantes los fragmentos cerámicos del tipo terra sigillata hispánica, hispánica tardía, Africana A, C y D, imitaciones de sigillatas africanas, comunes, así como restos de muros y piezas romboidales de opus spicatum (3).

En la zona más elevada del yacimiento con respecto al terreno que lo circunda está ubicado y entonces en proceso de montaje, un Colector General y Estación Depuradora de Aguas Residuales que ocupan una superficie aproximada de 2.500 m2. Estas infraestructuras fueron construidas por la empresa EGEVASA en terrenos municipales habiéndosele otorgado por el ayuntamiento de la localidad la preceptiva licencia de obras, una vez descatalogados, aunque poseían la calificación de Zona Arqueológica. Por ello, la actuación arqueológica fue motivada tras una visita de la Unidad de Inspección del Patrimonio Arqueológico (Dirección Territorial de Valencia) de la Consellería de Cultura y Educación, quien aconsejó una excavación de urgencia.

La parte del yacimiento que nos ocupa se localiza en un altozano que desciende suavemente hacia la Vega del río Madre, a escasamente 1 km de Caudete de las Fuentes, al oeste de la antigua carretera N-III, en dirección a Madrid, compartiendo los términos municipales de Utiel y Caudete de las Fuentes

 

Lógicamente, la construcción de la depuradora destruyó una buena parte del yacimiento, sin embargo, dentro del ámbito de las infraestructuras construídas existía una zona donde no se llevaron a cabo movimientos de tierras, así como en las terrazas abancaladas inferiores a ésta.

Es pues en estos dos puntos donde se hacía preciso realizar una serie de sondeos para evaluar en lo posible las características crono-estratigráficas de los límites externos de esta zona del yacimiento.

LOS SONDEOS ARQUEOLÓGICOS Y SUS RESULTADOS

Se practicaron un total de cinco sondeos, de los cuales, tres se situaron en la primera de las terrazas que conforman la ladera del montículo, (Sondeos 1, 2 y 5), uno en la segunda terraza (Sondeo 4) y el restante en el ámbito de la depuradora, en la plataforma superior del montículo (Sondeo 3).

 

 

 

 

 

 

 

Sondeo 1.

Situación: a 15,50. m al este de la plataforma donde se instala la depuradora, en la zona de la primera terraza.

Dimensiones: 5 x 5 m. de lado y 2 m. de profundidad.

Unidades Estratigráficas:

U.E. 1000: Capa de tierra de labor de 0,15 m. de grosor.

U.E. 1001: Terreno natural arcilloso y compacto. Estéril.

 

Sondeo 2.

Situación: a 11 m al sureste de la plataforma superior. Primera terraza.

Dimensiones: 5 x 10 m. de lado y profundidad máxima de 2 m.

Unidades Estratigráficas: U.E. 1000: Capa de tierra de labor, de 0,20 m. de grosor.

U.E. 1001: Tierra compacta, con piedras y materiales arqueológicos cerámicos (terra sigillata hispánica y romana común), de 0,30 m. de grosor.

U.E. 1002: Capa de tierra compacta, con cenizas y carbones, restos de adobes, fragmentos de tejas, ladrillitos romboidales, cerámicas comunes, terra sigillata hispánica y africana. Grosor: 0,40 m.

U.E. 1003: Terreno natural arcilloso y compacto.

El sondeo se practicó en una zona en pendiente, entre el borde rocoso superior y otro inferior que se corresponde con la primera línea de abancalamiento de la ladera. Por ello, los estratos arqueológicos, en este punto fueron producto de los aportes de la plataforma superior, evidenciándose un importante nivel de incendio que sin duda afectó al conjunto del yacimiento.

 

 

Sondeo 3.-

Situación: Al sur de plataforma superior, en el ámbito de la depuradora. Dimensiones: 5 x 10 m .de lado y 0,75 m. de profundidad.

Unidades Estratigráficas.

U.E. 1000: Capa vegetal, de 0,15 m. de grosor.

U.E. 1001: Terreno natural calizo, muy duro y compacto. Estéril.

 

Sondeo 4.-

Situación: A 31 m. de plataforma superior en dirección este, donde se encuentra la segunda de las tres terrazas .

Dimensiones: 5 x 10 m .de lado y 0,75 m. de profundidad.

Unidades Estratigráficas.

U.E. 1000: Capa de tierra de labor, de 0,15 m.

U.E. 1001: Terreno natural calizo. Estéril.

 

Sondeo 5.-

Situación: A 16 m. de plataforma superior en dirección este, en la primera terraza.

Dimensiones: 5 x 10 m .de lado y 2 m. de profundidad.

Unidades Estratigráficas.

U.E. 1000: Capa de tierra de labor, de 0,10 m.

U.E. 1001: Muro de mampostería, transversal al sondeo, en direcci—n N-S., de 0,75 m. de anchura, una altura conservada de 0,30 m. y una longitud m‡xima de 4,00 m.

U.E. 1002: Muro de las misma características que el anterior, angulándo con éste en dirección oeste.

U.E. 1003. Relleno de tierra suelta, fragmentos de mortero de cal, gran cantidad de ladrillitos romboidales y fragmentos de tejas. Grosor: 0,90 m.

U.E. 1004. Terreno natural arcilloso, duro y compacto. Estéril.

 

Una única estructura de habitación se descubrió a lo largo de la excavación. La fábrica de sus muros se compone de materiales pobres, mampuestos sin tratamiento en sus caras y restos de material de construcción, así como grandes fragmentos de mortero de cal. La estructura se asienta directamente sobre la base arcillosa del terreno, a la que apenas se rebajó para ofrecer una superficie lisa a la construcción. Este hecho y el que parte de su base asentara sobre el relleno 1003 nos lleva a la conclusión de que su cronología ha de ser bastante posterior a la del yacimiento y su función probable, un pequeño corral de ganado o casilla para guarecerse del mal tiempo.

 

 

MATERIALES ARQUEOLÓGICOS

Sondeo 2. U.E. 1001.

Tras excavar la capa vegetal (U.E. 1000) el terreno buzaba de oeste a este, produciéndose en su mitad oeste un escalón natural con un desnivel de 0,60 m. Los materiales arqueológicos, provenientes sin duda de la plataforma superior se distribuían por la totalidad del sondeo. Se recogieron en éste estrato un total de 121 fragmentos cerámicos y 1 pieza de hierro:

Los fragmentos inventariados y dibujados han sido los siguientes:

 

 

 

1.- Ánfora africana. Fragmento de borde. Pasta beige, dura y compacta, fino desgrasante con puntos de mica y cal. Superficies con engobe beige. Tipo Keay XXXVI B: Beltrán 66. Origen: Túnez. Contenido: Aceite. Cronología: S. V dne.

2.- Ánfora africana. Fragmento de borde. Pasta gris, dura y compacta, fino desgrasante con puntos de mica. Superficies con engobe marrón. Relacionada con el Tipo XXXVI de Keay. Origen: Túnez. Contenido: Aceite. Cronología: S. V. dne.

3.- Cuenco. Fragmento de borde. Pasta beige, dura y compacta. Superficies beiges, la externa bruñida y suave al tacto.

4.- Cuenco.Fragmento de borde. Pasta anaranjada, dura y compacta. Superficies engobe beige.

5.- Ánfora africana. Fragmento de borde. Pasta gris, dura y compacta, fino desgrasante con puntos de mica y cal. Superficies con engobe marrón. Relacionada con el Tipo XXV C o XXV E. de Keay : Beltrán 64. Origen: Túnez. Contenido: aceite. Cronología: S. IV-V dne.

 

6.- Cazuela. Común africana. Fragmento de borde. Pasta gris claro. Superficies gris oscuro, la externa ahumada.

7.- Olla. Fragmento del borde. Pasta y superficies beiges.

8.- Olla. Fragmento de borde. Pasta y superficies beiges, la externa ahumada.

9.- Olla. Fragmento de borde. Pasta y superficies rojizas, la externa ahumada.

10.- Jarra. Fragmento de borde y cuello. Pasta y superficies rojizas.

 

11.- Ánfora africana. Pivote. Pasta y superficies beiges.

12.- Terra Sigillata Hispánica. Fragmento de base, con marca casi ilegible, posiblemente (...)NIA. En la superficie externa grafito indeterminado.

13.- Terra Sigillata Africana C. Escudilla. Fragmento de borde. Forma: Lamboglia 40 bis: Hayes 50 A. Cronología: 230/40-325 dne.

14.-Africana de cocina. Cazuela. Fragmento del borde. Pasta rojiza. Superficie externa con pátina cenicienta, la interna con barniz anaranjado oscuro. Forma: Lamboglia 10 A: Hayes 23 B. Cronología: Segunda mitad del S. I dne, a fines del S. IV.

 

15.- Cilindro hueco de hierro con abertura circular en el centro. Contera o refuerzo de un mástil.

 

Sondeo 2. U.E. 1002.

Este estrato también seguía la pendiente del anterior, destacándose una capa de mayor grosor y la presencia de abundantes cenizas y carbones.

Se hallaron un total de 106 fragmentos cerámicos:

 

Los fragmentos inventariados y dibujados han sido los siguientes.

 

1.-Cerámica ibérica. Fragmento indeterminado. Pasta beige, fina, dura y compacta. Superficie interna beige, la externa con engobe rojizo, decorada con tema vegetal en rojo vinoso.

2.- Cerámica ibérica. Fragmento indeterminado, Pasta beige, fina, dura y compacta. Superficies beiges, la externa decorada con motivos ondulados en rojo vinoso.

3.- Cerámica ibérica. Fragmento indeterminado. Pasta gris, dura y compacta. Superficies con engobe beige, la externa decorada con una banda y un filete en rojo vinoso.

4.- Ánfora africana. Fragmento de borde. Pasta beige, dura y compacta, fino desgrasante con puntos de mica y cal. Superficies con engobe beige.Tipo XXV de Keay, subtipo Z.1.: Beltrán 64-65 A.:Vegas 53: Ostia IV. Origen: Túnez. Contenido: Aceite. Cronología: Finales del S. V-inicio del VI dne.

5.- Olla. Fragmento de borde. Pasta anaranjada, dura y compacta. Superficies con engobe beige.

6.- Olla. Fragmento de borde. Pasta anaranjada, dura y compacta. Superficie interna anaranjada y externa con engobe beige.

7.- Olla. Fragmento de borde. Pasta beige, dura y compacta. Superficies beiges, la externa con restos de humo en el borde.

8.- Olla. Fragmento de borde. Pasta beige, dura y compacta. Superficies beiges, la externa ahumada.

9.- Olla. Fragmento de borde. Pasta beige, dura y compacta. Superficies negras, ahumadas.

10.- Olla. Fragmento de borde. Pasta beige, dura y compacta. Superficies beiges, la externa ahumada.

11.- Jarra. Fragmento del borde. Pasta amarillenta, dura y compacta. Superficies con engobe beige,

12.- Jarra. fragmento de borde. Pasta anaranjada, dura y compacta. Superficies con engobe beige y bandas alisadas, brillantes.

 

 

 

 

13.- Pondus. Pasta beige, desgrasante calizo. Superficies beiges. Huellas del molde en las caras menores.

14.- T.S. Gálica. Fragmento de base con grafito incompleto en la superficie externa: PRIM(US F). Cronología: S. I dne.

15.- T.S. Hispánica. Perfil completo. Forma Drag. 27. Cronología: S. I a II dne.

16.- T.S. Hispánica. Fragmento de borde y cuerpo. Forma indeterminada.

17.- T.S. Hispánica. Fragmento de borde. Superficie externa decorada con círculos concéntricos. Forma Drag. 37. Cronología: S. II dne.

18.- T.S. Hispánica Tardía. Fragmento de borde y cuerpo. Superficies anaranjadas, la externa decorada con motivos geométricos. Posiblemente una forma relacionada con la Drag. 29 o 37 tardías, aunque el paralelo más cercano lo encontramos en la forma Vila-roma 3.15. (Foro de Tárraco) Cronología: S. V. dne.

 

 

 

19.- T.S. Africana A. Perfil completo. Pequeña pátera. Pasta anaranjada, dura y compacta. Superficies con barniz anaranjado, espeso y brillante, de tacto jabonoso y la típica piel de gallina. Forma similar a la Hayes 6 C. Cronología: Primera mitad del S. II dne.

20.- Africana de cocina. Fragmento del borde, cuerpo y la inflexión de éste con la base. Pasta anaranjada. Superficie interna con barniz anaranjado oscuro y la externa con pátina cenicienta. Forma Lamboglia 40 bis: Hayes 50 A. Cronología: Segunda mitad del S. I dne, a fines del S. IV dne.

21.- Tinaja. Contenedor de agua. Pasta y superficies beiges. Base plana. Pitorro vertedor.

Sondeo 5. U.E. 1004.-

Fuera del ámbito de la estructura de habitación apareció un fuerte relleno que ocupaba el desnivel existente entre aquella y el resto del terreno que en ésta ocasión también buzaba de oeste a este.

Los materiales arqueológicos consistieron exclusivamente, excepto algún fragmento informe de cerámicas comunes, en ladrillitos romboidales procedentes de pavimentos y utilizados para, junto con tierras allí aportadas, nivelar el terreno próximo a la construcción y evitar así el plano inclinado.

Hemos diferenciado dos tamaños de ladrillos, uno de 12,5 cm de longitud x 8 cm de anchura y 3 cm de grosor y otro de 10 cm de longitud x 7 cm de anchura x 3 cm de grosor, aunque ambos poseen similares características en cuanto a sus pastas, amarillentas o rojizas, con desgrasantes, y superficies beiges.

Están fabricados con un molde de madera y aún se observan en las superficies externas las huellas de haber sido alisados cuando el barro sobresalía de aquel. Una gran parte poseía todavía el mortero de cal para el agarre al suelo. Solo se recogió una muestra de ellos, enterrándose el resto en el mismo sondeo En el siguiente cuadro se relacionan los 227 fragmentos cerámicos reseñados anteriormente atendiendo a su tipología:

 

En el siguiente cuadro se relacionan los 227 fragmentos cerámicos reseñados anteriormente atendiendo a su tipología.

 

CONCLUSIONES

La conclusión más contundente tras la realización de los sondeos es que efectivamente, el lugar donde se llevaron a efecto se encontraba fuera de los límites del yacimiento, aunque sí dentro de su área de influencia más próxima. La parte superior, donde se instalaron las infraestructuras destruyeron una buena parte del mismo.

El sondeo 2, UE 1002, nos ha ofrecido una secuencia cronológica a través del material cerámico Siglo I dne (T.S. Gálica e Hispánica) al VI dne (Ánforas Africanas), que pudiera aplicarse al resto del yacimiento, con todas nuestras reservas, al tratarse, como se ha indicado, de una zona marginal del mismo. El resto de los sondeos no nos ha proporcionado ninguna información, excepto el nº 5, donde la estructura de habitación aparecida suponemos que está fuera del contexto cronológico aludido.

Teniendo en cuenta los materiales arqueológicos cerámicos consignados en mi Tesis de Licenciatura, en número de 84, más los aparecidos en la excavación de urgencia, 227, nos dan un total de 311, que agrupamos en el siguiente gráfico:

 

Autor:

José Manuel Martínez García.

Arqueólogo colegiado nº 14.626

 

NOTAS.

(1) PIQUERAS HABA, J. (2013) “El topónimo ardal en España. El caso de la Meseta de Requena-Utiel. Ensayo sobre su significado y dispersión geográfica”. Oleana, 27. Centro de Estudios Requenenses, Requena, 2013, pp.57-88.

(2) PLA BALLESTER, E. (1961) “Actividades del Servicio de Investigación Prehistórica. 1956-1960”. Archivo de Prehistoria Levantina. Vol. IX. Valencia, pp.224-226.

(3) BALLESTEROS VIANA, M. (1899) Historia y anales de la Villa de Utiel, Valencia, pág. 13

(4) CHABÁS, R. (1887) “Inscripción romana de Utiel”. El Archivo Tomo II Cuaderno V Denia, Pág. 116.

(5) GACETA DE MADRID. (1883) Nombramiento de notario de Utiel a José Morró Aguilar, nº 29, pág. 211.

(6) @Misc{BVMC:522227, author = {Morró Aguilar, José}, title = {Carta de Morró Aguilar a F. Fita; remite la reconstrucción y traducción del texto de un epígrafe funerario de una finca de Valencia y relata el descubrimiento de necrópolis celtibéro-romana en dicha finca y el poco interés de los herederos.} url = {https://www.cervantesvirtual.com/nd/ark:/59851/bmcx6518} }

(7) MORRÓ AGUILAR, J. (1888) “Antigüeddes de Utiel. Una lápida romana”. El Archivo Tomo II, Cuaderno VIII, Denia, pp. 188-190.

(8) SARTHOU CARRERES, C. y MARTÍNEZ ALOY, J. (c. 1920) “Provincia de Valencia”, Geografía General del Reino de Valencia. Tomo II, Barcelona, pág. 647.

(9) CORELL, J. (2008). Inscripcions romanes del País Valencià. Edeta i el seu territori. Nau Llibres, València, pp. 205-207.

(10) CORELL, J. (2008). Inscripcions romanes del País Valencià. Edeta i el seu territori. Nau Llibres, València, pp. 209-210

(11) MARTÍNEZ GARCÍA, J.M.(1982) Carta arqueológica de Utiel y su comarca. (inédita). Tesis de Licenciatura. Universidad de Valencia, Valencia, pp.167-179.

(12) MARTÍNEZ GARCÍA, J. M. (2015) “La simbología fálica en el mundo romano”. https://cronicas-historicas-de-requena.webnode.es/news/la-simbologia-falica-en-el-mundo-romano-por-jose-manuel-martinez-garcia-/

(13) RIPOLL LOPEZ, G. (1998). La toreútica de la Bética. Siglos VI y VII d.C. Reial Acadèmia de Bones Lletres, Barcelona, pp 127-137.

(14) Los datos que se ofrecen a continuación formaron parte de la memoria correspondiente remitida en 2002 a la Dirección General de Patrimonio de la Consellería de Cultura, Educación y Ciencia de la Generalitat Valenciana.